Victor Madera

Victor Madera: Veterinaria y Psicología

¡Hola a todos! Mi nombre es Victor Madera y hoy vuelvo a la carga con un nuevo artículo sobre mi especialidad: la veterinaria y el mundo animal.

Hace poco salía un artículo en el diario El Clarín firmado por Martín Reynoso, donde a través de la experiencia de una amiga veterinaria suya, explica las dificultades, retos y motivaciones que puede suponer trabajar como veterinario, en contraste con la medicina.

Menciona el estrés que sufre Laura Passio [su amiga] al ver el dolor o la muerte de los animales a los que atiende y la posterior atención a sus dueños. A raíz de este artículo, decidí escribir el mío propio sobre psicología, veterinaria y animales.

En primer lugar, minusvalorar el trabajo de un veterinario por la falsa construcción lógica, inducida por pensar según la norma establecida, de que la vida de un animal es inferior a la de un ser humano, es ya una nefasta forma de adentrarse en esta profesión.

Una persona puede querer tanto a un animal como a una persona, o incluso, puede llegar a quererlo más. El amor no se circunscribe únicamente a tu familia o a tu pareja. Con el paso de los años se van rompiendo tópicos en torno a “la familia” y el amor, y así como antes no se podía aceptar la unión de dos personas del mismo sexo, a día de hoy es algo que ya está más normalizado. Lo mismo creo que sucederá con las mascotas. A veces, los amantes de los animales somos objeto de burlas y mofas de seres insensibles que siguen teniendo una concepción de éstos como seres inferiores al ser humano.

Históricamente el perro ha gozado de cierto privilegio, al ser considerado el “mejor amigo del hombre”, un “animal fiel y noble” (sic). Pero por suerte eso ya ha quedado atrás y miles de especies de animales acompañan a familias y dan calor y alegría a los hogares. 

Suscribo las palabras del periodista, cuando de forma acertada, describe así los sentimientos que puedes sentir con un animal: “(…) podemos también recibir su entrega, su confianza, la expresión de algún tipo de sentimiento verdaderamente noble y puro que muchas veces nos conmueve.” Al menos, así lo siento yo con mi perro Fremap, no sé vosotros…

También comenta el uso de animales para personas con algún tipo de discapacidad, desde física (ciegos, por ejemplo), o psíquica (niños con autismo, Síndrome de Down), etc. Uno de los proyectos que siempre he deseado hacer es conjugar mis conocimientos sobre veterinaria con algún médico para ayudar con animales a todas aquellas personas con problemas mentales que puedan ser ayudados por perros, gatos, pájaros…

En definitiva, el mundo animal es mucho más que un estado primitivo alejado de nuestras costumbres y la veterinaria tiene mucho que ver con nosotros mismos. De la misma manera que tú mascota te puede conmover, preocupar, hacer llorar o ayudar, los veterinarios podemos tener todo este cóctel de emociones al ver como se nos muere un paciente entre los brazos, o llorar de alegría cuando le salvas la vida y ves la cara de agradecimiento e incredulidad de su dueño.

Si os ha gustado este artículo y queréis compartir vuestra experiencia conmigo, no dudéis en escribirme por mis redes sociales o bien buscar mi perfil Victor Madera Linkedin 

¡Muchas gracias a todos!

Victor Madera 

Links de interés:

http://www.clarin.com/buena-vida/ser-zen/Decir-adios-mascotas-medico-veterinario_0_1461454005.html



Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: